+34969026963      facebook

Audífonos en Cuenca con AudioTone

Audífonos preparados para ambientes sonoros complejos y cambiantes

Cuando salimos de un ambiente sonoro controlado, por ejemplo nuestro domicilio, no sabemos lo que nos vamos a encontrar y por esta razón los audífonos deben adaptarse rápidamente a los ambientes en los que nos vamos a desplazar.

Lo peor de los ambientes sonoros no es el ruido en sí, si no más bien, que sean cambiantes. Esto es lo que pasa cuando pasamos de la calle a un restaurante, del coche a la calle, de un cine a un museo, etc. Los audífonos deben adaptarse rápidamente a cada nueva situación para permitir al usuario oír en buenas condiciones.

Audífonos preparados para ambientes sonoros complicados

El objetivo de unos audífonos es que las personas que los emplean escuchen en buenas condiciones los sonidos importantes para que puedan relacionarse con el resto de personas. Estos "sonidos importantes" suelen ser siempre las conversaciones, o mejor dicho, el Habla.

El asunto es que en ambientes en los que no hay ruido los audífonos cumplen a la perfección con su papel pero esto se empieza a complicar cuando aparecen ruidos ambientales que impiden que el habla se comprenda.

Es ahí donde debemos contar con unos audífonos que sean capaces de adaptarse a los diferentes ambientes en los que todas las personas nos movemos.

En el GABINETE AUDITIVO AUDIOTONE contamos con audífonos que se adaptan a todo tipo de ambientes, incluyendo los ruidosos, para que la comprensión del habla sea el objetivo fundamental.

Sonidos naturales logrados mediante procesamiento inteligente de la señal acústica van a permitir realzar el habla y dejar en un plano inferior el resto de ruidos.

Algunos audífonos, por ejemplo, disponen de un control de volumen inteligente, programado de manera diferente que los controles de volumen tradicionales, con el objetivo de que al aumentar el volumen de los audífonos el dispositivo va a detectar la diferencia entre las frecuencias relacionadas con el habla y las demás, para que las bandas de frecuencias relevantes para el habla sean las más fuertes. Al reducir el volumen, el audífono responde y conserva los sonidos en las frecuencias donde el habla está presente.

Gracias a otras prestaciones, como la direccionalidad del habla, también ayudan a mejorar la comprensión y la inteligibilidad de las conversaciones.